Té de orégano

El orégano es una planta originaria de Europa y Asía. Se puede consumir tanto fresco como seco y posee propiedades digestivas, antioxidantes, antiinflamatorias, calmantes y expectorantes.

Estas propiedades medicinales, pueden aprovecharse a través de la infusión con hojas de la planta que puede consumirse diariamente

¿Cómo preparar té de oregano?

La preparación es simple y rápida. Este té puede elaborarse con hojas de la planta cultivada en la casa, con hojas trituradas adquiridas en casas naturistas o con saquitos de té que se compran en supermercados.

Paso a paso:

  1. Colocar un litro de agua a hervir.
  2. Añadir dos cucharadas de hojas de orégano seco.
  3. Sostener el hervor dos o tres minutos.
  4. Quitar del fuego.
  5. Tapar el recipiente y dejar reposar durante tres minutos.
  6. Servir en tazas.
  7. Puede beberse frío o caliente. En cualquier momento del día.
  8. Es ideal con una cucharadita de miel para endulzar.

oregano

Beneficios del té de orégano ¿Para que sirve?

La infusión de orégano favorece los procesos digestivos al estimular la función biliar. Por eso se recomienda para quienes padecen estreñimiento y digestión lenta.

También se aconseja para remediar trastornos del sueño -como insomnio o dificultades al dormir- y para tratar casos de ansiedad y nerviosismo; pues tiene cualidades relajantes y sedantes.

Favorece la circulación; previniendo la aparición de trombos y alivia los dolores de cabeza ocasionados por una mala irrigación

Sus propiedades expectorantes, atenúan la tos excesiva y las dolencias bronquiales en general.

Otras infusiones que podes probar: